A menudo un mal momento puede convertirse en una oportunidad.

Hay etapas en la vida que te superan, o experiencias que uno desearía no vivir.

Sin embargo, es paradójico cómo estas situaciones te impulsan a buscar ayuda.

Y entonces sales reforzado y creces. 

¿Quieres que te acompañe a descubrirlo?

IMG6-carlaborras-psicologia

A menudo un mal momento puede convertirse en una oportunidad.

IMG6-carlaborras-psicologia

Hay etapas en la vida que te superan, o experiencias que uno desearía no vivir.

Sin embargo, es paradójico cómo estas situaciones te impulsan a buscar ayuda.

Y entonces sales reforzado y creces. 

¿Quieres que te acompañe a descubrirlo?

IMG2-carlaborras-psicologia

Sabes cuál es la única forma de avanzar en este momento?

Parar. Y no es un contrasentido

Por una vez date el espacio que necesitas para reflexionar. Una pausa antes de continuar.

Porque la solución no es mantenerte ocupado o huir de ti mismo. No evites pensar o estar a solas.

Para y mira cómo vives. Para y analiza tu forma de funcionar. Para y lee tus pensamientos. Para y date cuenta de cómo te estás acompañando.

A partir de aquí podrás establecer los cambios que necesitas para mejorar, crecer y encontrar la dirección que conecta contigo.

Y sé que hay historias de vida que nunca podremos tomar como una oportunidad. En esos casos se tratará de acompañar para sostener, transitar el malestar y adaptarnos y aceptar la nueva realidad. 

¿Lo oyes?

Presta atención y cuéntame qué te dices y cómo te lo dices. Porque estás contigo mismo 24 horas y a menudo no te gusta como suenas.

¿Te imaginas tener que estar el día entero escuchando una música que no te hace bien, con la que no te identificas, aunque te sea muy conocida?

Algo así te está sucediendo. ¿Sabes cómo hacer que suene diferente?

Sube el volúmen de tu discurso interno y comienza a escuchar lo que está sonando

Aunque al principio te suene desafinado

Conoce quién eres en realidad. Solo así podrás descubrir tu ideal de bienestar para trazar un camino en esa dirección.

Trabaja para extraer lo mejor de ti. Siéntete orgulloso del resultado. Permite que no sea perfecto. Permítete fallar y retroceder en ocasiones, porque es parte del proceso natural de mejora.

Estos compases iniciales  son indispensables para comenzar a sentirte bien y rebajar tu malestar.

Estos compases iniciales te enseñan a acompañarte bien.

El primer escalón para recuperar la ilusión,  encontrar tu calma.

 

IMG5-carlaborras-psicologia

Sube el volúmen de tu discurso interno y comienza a escuchar lo que está sonando

Aunque al principio te suene desafinado

¿Lo oyes?

Presta atención y cuéntame qué te dices y cómo te lo dices. Porque estás contigo mismo 24 horas y a menudo no te gusta como suenas.

¿Te imaginas tener que estar el día entero escuchando una música que no te hace bien, con la que no te identificas, aunque te sea muy conocida?

Algo así te está sucediendo. ¿Sabes cómo hacer que suene diferente?

Conoce quién eres en realidad. Solo así podrás descubrir tu ideal de bienestar para trazar un camino en esa dirección.

Trabaja para extraer lo mejor de ti. Siéntete orgulloso del resultado. Permite que no sea perfecto. Permítete fallar y retroceder en ocasiones, porque es parte del proceso natural de mejora.

Estos compases iniciales  son indispensables para comenzar a sentirte bien y rebajar tu malestar.

Estos compases iniciales te enseñan a acompañarte bien.

El primer escalón para recuperar la ilusión,  encontrar tu calma.

Así puedo ayudarte…

Tú pulsarás las teclas, mi labor será estar a tu lado

ESTOS SON MIS SERVICIOS

Estas son algunas de las personas a las que he acompañado.
Gracias por vuestro compromiso, generosidad y confianza

Carla destaca por su dulzura, su simpatía, su profesionalidad, su increíble humor y su manera de tratarte. No tenía ningún freno mental o prejuicio sobre este servicio, pero no era consciente de que lo necesitaba hasta que fui.

He conseguido saber lo que quiero y lo que no quiero. He aprendido a no intentar controlar lo que no está en mi mano y que esto no me destruya. He conseguido escucharme a mí misma. Y prepararme para lo que venía, cosa que me parecía imposible.
En definitiva:
Calma ante lo incontrolable.
Pensar en lo que yo quiero, no en lo que quieren los demás.
Darme cuenta de que no soy tan tonta como algunas personas me hacían sentir.

Nina

Antes de conocer a Carla me sentía triste y ahora me siento fuerte y capaz de muchas cosas, es como que me he hubiera quitado un peso de encima.
Estoy más tranquila y segura. He aprendido a saber qué es lo que quiero y lo que no, y sobre todo a entender y encajar situaciones difíciles. Me siento más fuerte frente al mundo.
Me gustó mucho su cercanía y humanidad. Y sobre todo que te hace sentir muy cómoda. Si estás pasando por una situación difícil seguro que puede ayudarte a superarlo.

Marta

Lo que más me gusta de Carla es su escucha e interés. Sentir que realmente me está escuchando y que hay intención activa por ayudar.

Antes de acudir a las sesiones muchas veces me sentía extraña en la forma de pensar, sentir o actuar. Y muchas veces no me sentía comprendida o pensaba que ciertos pensamientos solo me pasan a mí. Tras una temporada acudiendo a las sesiones me siento más segura, y con menos pudor para expresarme o sentir como siento.

Ahora conozco mejor mi forma de actuar y pensar. Relativizo los problemas más o menos importantes que puedan ir apareciendo e intento encontrar solución sin preocuparme en exceso.
En resumen, mejora de la ansiedad, autoconocimiento y mejor control de las emociones.

Diana

Mis dudas siempre habían sido los estigmas sociales en contra de buscar ayuda psicológica cuando “no te pasa nada”. El qué pensarán de mí, el miedo ante lo que no se conoce. Sin embargo, he aprendido a ponerme yo (casi siempre) como prioridad. Y he logrado las herramientas que necesitaba para aprender a vivir sin miedo, con más seguridad en mí misma y en mi historia. Recursos que creo que me van a servir durante toda mi vida. También tengo más control y estabilidad emocional.

Me ha gustado mucho el trabajo compartido durante las sesiones. El hecho de que no fue solo un monólogo mío, sino que se trataba de una conversación, de un trabajo en equipo para ir llegando, poco a poco, a las posibles soluciones o motivos de muchas cosas.
Lo recomendaría, y de hecho ya lo he recomendado, a cualquier persona que se quiera conocer más a sí misma o salir de alguna situación o lastres del pasado que les impidan ser realmente como ellos querrían ser o como querrían actuar.
Ha sido la mejor inversión en mi salud y creo que los efectos, aunque ya son notables y visibles, me van a durar toda la vida.

Carla

Para mí la terapia es un proceso de autoconocimiento y mejora constantes. Aun así, mi transformación ya ha sido notable, lo noto yo y mi entorno todavía más. Gracias a lo que trabajamos en la consulta hoy soy capaz de absorber y posteriormente poner en práctica herramientas que mejoran mi día a día. Me permite, por ejemplo, relativizar y tomar perspectiva frente situaciones que antes me generaban mucho mal estar. O desarrollar herramientas para controlar la ansiedad. Con Carla puedo ser yo misma, sin filtros. Antes de empezar lo que me preocupaba era tener que medir mis palabras y no poder utilizar el humor, que es algo que me caracteriza, pero todo lo contrario. Es un espacio cómodo y seguro. Lo recomiendo a cualquier persona que tenga voluntad de mejora y autoconocimiento. Entendiendo que hay que poner cuerpo, alma y mucha energía.

Radha

Cuando comencé la terapia me sentía muy mal con varios aspectos de mi vida personal y profesional. Si no hubiera acudido lo más posible es que ahora no estuviera bien mentalmente. Conectamos muy bien desde el principio, aunque fue duro las primeras sesiones. Pero supo cómo conocerme y pude abrirme tanto que eso creo que fue fundamental para mí. La confianza en ella. Carla me enseñó cómo gestionar todos los tipos de situaciones que yo vivía y sentía... Ahora estoy tan contenta de haber aprendido esas herramientas que las pongo en marcha cada vez que las necesito. Soy capaz de pensar más en mí y dejar de sufrir por los demás. Sé gestionar dónde están mis límites. Es importante dejarse ayudar. A mí me cambió la vida a mejor.

Maru